Brasil: Diputados Aprueban Que Siga Proceso Contra Rousseff

BRASILIA, Brasil - La oposición alcanzó este domingo en el pleno de la Cámara de Diputados los 342 votos necesarios para que prosiga el proceso contra la presidenta Dilma Rousseff, con lo que el Senado decidirá si inicia un juicio con miras a su destitución.

Los promotores del proceso alcanzaron la preceptiva mayoría de dos tercios de los votos cuando aún no se habían pronunciado los 513 diputados y estallaron en algarabía al grito de "Fuera Dilma", en medio de las protestas del oficialismo que respondía "no habrá golpe".

"Cuanta honra me reservó el destino para dar este grito en nombre de todos los brasileños", dijo el diputado Bruno Araújo, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el anunciar el voto que le garantizó la victoria a la oposición.

En medio del alborozo y las lágrimas de algunos diputados del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), la votación continuó en medio del festejo opositor, que se replicaba en las calles de decenas de ciudades del país, en las que el resultado fue seguido por fuegos artificiales y el mismo grito: "Fuera Dilma".

El próximo paso del proceso estará en manos del Senado, que a partir del martes iniciará los trámites para decidir si se abre el juicio político contra Rousseff, lo cual puede ser definido en unos 20 días.

La votación en la Cámara baja estuvo precedida de debates que se celebraron en forma ininterrumpida desde el pasado viernes y en los que la oposición ya había insinuado que contaban con los votos necesarios para aprobar el proceso.

Si el pleno del Senado respalda la posición de la Cámara de Diputados, Rousseff será sometida a un juicio político con fines de destitución y deberá separarse del cargo durante un plazo de 180 días, que será el tiempo que tendrá la Cámara Alta para el proceso.

En ese período, su cargo será ocupado por el vicepresidente Michel Temer, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que hace dos semanas rompió con el Gobierno y decidió apoyar el proceso con miras a la destitución de Rousseff.

El líder del PT en la Cámara baja, José Guimaraes, admitió la derrota de la base aliada al Gobierno en la votación en el Legislativo. "Perdimos porque los golpistas fueron más fuertes. Reconocemos la derrota, pero de cabeza erguida. Estamos firmes y este país va a levantarse contra esos golpistas que no tienen voto y mucho menos condiciones de gobernar al país", señaló Guimaraes en declaraciones recogidas por la estatal Agencia Brasil.

No obstante, Guimaraes declaró que la derrota es "provisional" y "momentánea" y el Gobierno puede revertir la situación en el Senado, que tendrá la última palabra para la apertura o no de un juicio político con fines de destitución contra Rousseff, acusada de maniobras en las cuentas fiscales de 2014 y 2015.

Guimaraes se pronunció antes de que terminara el proceso de votación iniciado en la tarde este domingo y en el que la oposición necesitaba de dos tercios (342 votos) para encaminar el proceso a la Cámara alta, lo cual finalmente logró. "Los golpistas vinieron aquí en la Cámara, pero la lucha continúa en las calles y en el Senado, que puede corregir esa acción de los golpistas que fueron capitaneados por aquellos que no tienen autoridad moral para hablar en ética", apuntó Guimaraes, para quien la "guerra no terminó" y sigue ahora para el Senado, que por mayoría simple determinará si da apertura o no al juicio.

"Las calles están con nosotros y tenemos condiciones de virar el juego en el Senado. El mundo entero comienza a movilizarse. No es posible aprobar un impedimento de una presidenta que no cometió ilegalidades", agregó. "Es una falta de respeto a 54 millones de personas que votaron en la presidenta. La lucha está apenas comenzando. La guerra será lenta, gradual, segura y prolongada, porque el vicepresidente Temer no reúne la menor condición de comandar el país", afirmó.

Photo Credit: EFE

Read More

Contact Us