Nuevo Destructor De La Marina Tiene Un Problema

El nuevo destructor de la Marina de los Estados Unidos, el USS Zumwalt, DDG 1000, fue lanzado al mar en octubre del 2013. Todo parecía perfecto hasta ahora.

Este navío, que por su forma, a muchos podría recordarles la imagen de una nave espacial de alguna película de ciencia ficción, tiene un perfil bajo, lo que le permite navegar más sumergido, por consiguiente su imagen de radar es reducida. Además que es sumamente silencioso gracias a sus dos motores de inducción AIM.

Esta cualidad de “invisibilidad” para los radares es una gran ventaja al tratarse de un navío militar, pero en tiempos de paz, esta gran característica se ha vuelto un problema.

El DDG 1000 navega en aguas llenas de embarcaciones civiles. Para evitar accidentes, en zonas transitadas, como las inmediaciones de un puerto, los capitanes necesitan saber con cierta antelación la posición, tamaño y rumbo de los navíos que los rodean.

El radar es indispensable en condiciones de visibilidad reducida por neblina o lluvia. Es aquí donde el DDG 1000 se vuelve un problema en tiempos de paz.

Los radares comunes identifican a este destructor como un barco de no mas de 50 pies de eslora. Pero lo que encuentran las embarcaciones al tenerlo de frente es un barco de guerra de 606 pies de largo.

Para evitar que ocurra un accidente, la Marina estadounidense esta investigando la posibilidad de implementar en el Zumwalt algún tipo de señalización luminosa para que pueda ser detectado por las demás embarcaciones en tiempos de paz.

Con información de defensetech.org

Photo Credit: U.S. Navy
This story uses functionality that may not work in our app. Click here to open the story in your web browser.

Read More

Contact Us